Σάββατο, 26 Αυγούστου 2017

Barcelona, ciudad abierta a la vida


¿Qué se puede escribir sobre Barcelona?
Especialmente hoy, después del ataque masivo y asesino en una de las calles más concurridas, en las Ramblas. Un paseo que se extiende sobre poco más de un kilómetro, donde el visitante puede encontrar recuerdos de la historia catalana y española. Algo más de un kilómetro impregnado por la sangre de la Guerra Civil española, lleno de dramas y poesía, que durante siglos ha conocido violencia y sueños. Un espacio abierto que es una representación atemporal de cuerpos que se reúnen hacia la libertad· Barcelona fue uno de los centros de resistencia más importantes de la alianza contra el fascismo franquista.

 
El eje principal de la ciudad vieja está formado por la Rambla, que es una serie de anchas avenidas arboladas. El nombre "rambla" es la evolución catalana de la palabra árabe ramla, refiriéndose al suelo arenoso. Un paseo emblemático entre la Plaza de Cataluña, el centro neurálgico de la ciudad y el puerto antiguo que fue renovado para los Juegos Olímpicos de 1992. Los últimos juegos olímpicos con balance económico positivo y ninguna deuda de la ciudad anfitriona, dieron pie a la llegada del turismo frenético de masas, que absorbe hasta los límites del agotamiento los recursos naturales y humanos de Barcelona.

 
Las Ramblas están llenas de gente desde temprano en la mañana hasta la tarde en la noche.
Allí, se pueden encontrar quioscos, floristerías, cafés, restaurantes y tiendas. Cerca del puerto, los mercados al aire libre, los
pintores y los artistas de la calle se instalan generalmente. Caminando a lo largo de ella, se pueden ver muchos edificios interesantes de diferentes épocas y estilos. Una de sus estrechas calles, de sólo unos metros de longitud, conduce a la Plaça Reial, una plaza de palmeras y edificios con terrazas y plantas. El amor catalán por las plantas es evidente en el espacio público, ya que los árboles son un componente básico y funcional del paisaje urbano, un elemento integral del encanto de la ciudad.

 
Las Ramblas o Les Rambles en Catalán, son el paseo donde se puede sentir toda la diversidad de Barcelona, un río humano que pasa por el centro histórico de la ciudad durante siglos y siglos. Además, la coexistencia en la diversidad es uno de los atributos de las personas que viven allí. Este paseo es más que un camino, es el símbolo de una ciudad abierta y hospitalaria. Este carácter simbólico fue decisivo en el ataque asesino, que mató a 15 personas e hirió a otros cien.

 
Los asesinos que han atacado Las Ramblas, han intentado dañar uno de los paseos más famosos del mundo para dar visibilidad global a su acción. Prepararon enormes cantidades de explosivos para cargarlos en camiones, pensando inicialmente en dirigirse a la Sagrada Familia, otro símbolo principal de la ciudad. El plan original era aplastar el bullicioso templo católico diseñado por el arquitecto Antonio Gaudí, un templo cuya construcción comenzó en 1882 y continúa hasta nuestros días.
Tras la explosión y destrucción del taller de fabricación de explosivos en Cambrils, la noche anterior al día del ataque, el plan original cambió y atacaron las Ramblas.

 
Si tratamos de profundizar en las características de los asesinos, encontramos que son jóvenes, actuando de manera muy cohesionada, algunos de ellos unidos por lazos familiares. El pequeño grupo, responsable del asesinato masivo de inocentes, parece estar compuesto por inmigrantes de segunda generación, entre 17 y 24 años. Jóvenes que han sido arrastrados por el islam yihadista, como ha sucedido en otros países europeos. Este grupo parece haber actuado bajo el poder de un guía espiritual – ideólogo que guió y contribuyó al cumplimiento del plan asesino.

 
Los asesinos de las Ramblas con su ataque, trataron de sembrar el terror en muchas personas de diferentes orígenes, mostrando lo mucho que odian la vida y la libertad. Eligieron Cataluña, donde hay muchos musulmanes, algo más de medio millón, es decir, el 7% de la población de la región. Allí, los musulmanes comenzaron a emigrar a partir de mediados de los 90, pero la mayoría de ellos llegó en la última década. En comparación con la población musulmana total, los asesinos representan una inmensa minoría. Un elemento que necesita ser mencionado cada vez que, debido a la problemática de las consecuencias del acto pueda ser presentado al gran público como un "choque de civilizaciones" en relación con la "Guerra Mundial contra el Terrorismo".
Por el contrario, con reflejos rápidos los movimientos de emancipación social respondieron con concentraciones de solidaridad con las víctimas y contra los que usan el terror como herramienta de manipulación de la sociedad.

 
Esencialmente, sin embargo, no es una guerra entre pueblos con diferentes religiones y culturas, Oriente y Occidente o musulmanes y cristianos. Pero en realidad, es una guerra de hecho conquistadora, guiada por objetivos estratégicos y económicos para la gestión de los recursos naturales y humanos (energía, alimentos y manos de obra) en las zonas que están experimentando interferencias externas motivadas por sus conflictos militares y/o guerras civiles en los países musulmanes del Mediterráneo y Medio Oriente.

 
Los asesinos intentaron apagar las Ramblas, para desalojar a todas las personas de allí, para evacuar a los pájaros de los árboles y para abogar por un régimen de xenofobia y de odio entre las diferentes culturas, que es el alimento ideal para la victoria del fascismo.
Hace unos días, las Ramblas fueron cerradas por la masacre. Después del horror, sin embargo, nace la sorpresa: ¿cómo es posible cerrar uno de los espacios más abiertos del mundo?



Para ver más fotografías y leer el texto en griego, usted puede seguir el enlace http://enterioni.blogspot.gr/2017/08/blog-post.html
Texto Fotografía: © Dimitris V. Geronikos

Δεν υπάρχουν σχόλια: